Tatiana: la maternidad tras el implante

de Colombia

Implantada unilateral
Implante coclear
Hipoacusia en la infancia
Gestiona negocio de manicura

Tatiana Quincha Suárez perdió la audición de niña en ambos oídos. Desde muy pequeña sufrió de migrañas y fiebres muy altas, lo que desencadenó una pérdida auditiva a los 7 años de edad, afortunadamente cuando ya había desarrollado el lenguaje.

Actualmente está implantada con un implante coclear, es madre de dos niñas y tiene su propio negocio de manicura en Bogotá, Colombia. Le gusta compartir su historia para dar a conocer que existen soluciones para la pérdida auditiva y que la vida escuchando es mucho mejor.

Consejo de Tatiana a las mujeres con pérdida auditiva que quieren ser madres:

“La pérdida auditiva no tiene por qué ser un impedimento para ser madre. Somos fuertes, luchadoras y capaces de sacar a nuestros hijos adelante. Los hijos son una bendición.”

Historia de vida de Tatiana

¿Cómo era tu vida sin poder escuchar bien?

Mi vida fue muy dura cuando no escuchaba… Me cambiaron varias veces de colegio, de amigos, etc., pero nunca me quedé atrás, siempre seguí luchando porque pensaba que era difícil no escuchar, y que era más fácil salir adelante en un colegio normal.

¿Cuándo y cómo decidiste implantarte?

Desde los 7 años hasta los 29 años utilicé audífonos normales. No escuchaba demasiado bien, pero me defendí y terminé mis estudios.

Cuando cumplí 29 años (2010) decidí implantarme porque quería escuchar mejor, ya que los audífonos no tenían la suficiente potencia que yo necesitaba. Decidí implantarme de un lado. Utilizo un dispositivo OPUS 2 de la marca MED-EL.

¿Fuiste madre antes o después del implante? ¿Temías que tu futuro hijo padeciera de hipoacusia? 

Tengo dos hijas. La mayor tiene 12 años y nació antes de implantarme; mi segunda hija tiene 7 años y nació dos años después de implantarme. Lo cierto, es que durante mis embarazos me preocupaba mucho que mis hijas nacieran con pérdida auditiva. Tuve fe, le pedí a Dios que todo saliera bien… y mis hermosas hijas nacieron muy bien y escuchan perfectamente.

¿Viviste ambas maternidades de manera distinta?

Mi vida fue muy distinta con mi primera hija y con mi segunda hija. Cuando nació mi primera hija, aún no estaba implantada y había muchas cosas que no escuchaba de ella y me resultaba difícil saber qué necesitaba. Menos mal que contaba con la ayuda de mi madre y del padre de mis hijas…

Para mí fue un maravilloso cambio vivir el nacimiento de mi segunda hija, porque ya estaba implantada y escuchaba todo muy bien. Por supuesto, me dejé el procesador de audio durante el parto para escuchar el llanto de la recién nacida y no perder ningún detalle. Fue maravilloso. Al nacer, enseguida les hicieron el examen de oídos para estar tranquilos de que estaban bien y afortunadamente escuchan sin ningún problema.

Tatiana con sus hijas

Tatiana con sus hijas

¿Por qué es importante poder escuchar bien a tus hijos? ¿Te ayudan tus hijos en tu día a día?

Es importante poder escuchar a nuestros hijos cuando nos llaman si necesitan algo, cuando nos cuentan sus cosas y lo más bonito, escuchar sus primeras palabras, sus llantos, sus carcajadas… forma parte de su crecimiento como personas. Me siento orgullosa y feliz de ser madre y de poder escucharlas perfectamente con el implante.

Cuando los hijos van empezando a entender, los tenemos que preparar para la vida y es importante contarles que tenemos un implante para facilitar la comunicación y que nos hablen normal, sin gritarnos. Los hijos son tan lindos, tan inteligentes, que nos entienden y nos apoyan día a día: nos avisan cuando golpean a la puerta, cuando suena el teléfono, nos acompañan por la calle, etc.

¿Qué les dirías a otras mujeres con pérdida auditiva que se están planteando la maternidad? ¿Qué consejos les darías?

A las mujeres con pérdida auditiva que desean ser madres, les digo que luchen y que amen a sus hijos, que son una bendición para nuestra vida. Afortunadamente con el implante coclear podemos escuchar a nuestros hijos a diario: sus palabras, sus llantos, sus consejos y te llenan el corazón cuando te dicen “Te amo, mamá”.

Tener pérdida auditiva no tiene por qué ser un impedimento para ser madre; además al habernos enfrentado a superar nuestro problema de salud, somos fuertes, luchadoras y capaces de sacar a nuestros hijos adelante así estemos solas o acompañadas.

Yo soy madre soltera con dos hijas y siempre he luchado por sacarlas adelante con el apoyo de mis seres queridos. Puedo afirmar que “sí, se puede”.

Tatiana, tú eres muy activa para concienciar a otras personas con pérdida auditiva de que existen soluciones que permiten volver a escuchar, ¿cómo te cambió la vida el implante?

Me gusta compartir que existen soluciones para volver a escuchar hoy en día. A mí me cambió la vida después de implantarme y tener la posibilidad de volver a escuchar tantas cosas que antes no escuchaba: escuchar mi voz, los pájaros cantar, hablar por teléfono, … ¡todo!

¿A qué te dedicas profesionalmente? ¿Qué aficiones tienes?

En la actualidad soy estilista manicurista independiente y vendedora de la revista Natura.

En el pasado he hecho de todo: he trabajado en empresas como jumbo, cajera, etc. Me encanta la atención al cliente y tener pérdida auditiva nunca ha sido un impedimento para mí. Al revés. Considero que las personas con pérdida auditiva somos personas trabajadoras y luchadoras.

En mi tiempo libre me encanta salir al parque, a centros comerciales con mis hijas, compartir en familia; también me encanta dibujar, hacer manualidades. Disfruto mucho de la vida.

Una iniciativa de MED-EL

Volver a Escuchar

Cuando los audífonos son insuficientes, un implante auditivo puede ser la solución adecuada. Con testimonios reales, Volver a Escuchar puede ayudarte a tomar una decisión y a esclarecer todas las dudas o miedos que puedas tener.

Comparte este contenido