El camino para volver a escuchar

Diagnóstico y consulta

El otorrinolaringólogo (ORL) debe realizar una prueba para determinar el estado de nuestra audición. Según el resultado de dicha prueba, hay diferentes soluciones disponibles según el tipo y la causa de la pérdida de audición.

Audífono o implante

Depende del tipo y del grado de pérdida auditiva que se padezca. Un audífono convencional amplifica las señales acústicas en el canal auditivo y las envía al oído interno a través del oído medio. Por tanto, un requisito para poder usar un audífono es que tanto el oído interno como el oído medio funcionen, incluso aunque sea de manera limitada. Sin embargo, los implantes auditivos son adecuados para personas cuyo oído interno no funciona, ya que los implantes transmiten los impulsos directamente al nervio auditivo. A diferencia de los audífonos, los implantes auditivos no solo pueden solucionar problemas en el oído externo, sino también en el oído medio e interno. Por lo tanto, los implantes también son una solución si un audífono convencional no logra un resultado auditivo satisfactorio.

Los implantes cocleares

Los sistemas de implante coclear se han desarrollado para personas con pérdida auditiva de severa a profunda. El implante coclear está compuesto por un dispositivo externo (procesador) que capta las ondas del sonido y por un dispositivo interno que transforma esas ondas en impulsos eléctricos dirigidos directamente a las fibras nerviosas de la cóclea. El nervio auditivo transmite estas señales al cerebro, donde se perciben como sonido. En este vídeo se explica su funcionamiento.

El implante de conducción ósea

Un implante de conducción ósea puede ser una solución eficaz para personas con pérdida auditiva permanente tras una operación en el oído medio, malformaciones o, en general, con pérdida auditiva conductiva o pérdida auditiva mixta. También es una opción para personas con sordera unilateral. Con la pérdida auditiva conductiva o mixta, el sonido no puede llegar al oído interno por la vía natural a través del oído externo y medio. Así, el implante de conducción ósea transmite a través del hueso el sonido como vibraciones hasta el oído interno, donde se procesan como sonidos naturales. Aquí encontrarás más información.

El implante de oído medio

A diferencia de los audífonos que amplifican los sonidos, un implante de oído medio capta los sonidos y los convierte en vibraciones mecánicas. Esta energía mecánica se utiliza para estimular directamente las estructuras del oído medio y así proporcionar una excepcional percepción del sonido en las altas frecuencias. Los implantes de oído medio hacen vibrar mecánicamente la cadena osicular. El conducto auditivo externo permanece completamente abierto. Las vibraciones se pueden amplificar y ajustar en consecuencia para compensar los diferentes tipos y grados de pérdida auditiva. En este vídeo se muestra cómo funciona el dispositivo.

Estimulación electroacústica combinada (EAS)

EAS significa “estimulación electroacústica”. El sistema de implante auditivo EAS está diseñado específicamente para personas que ya no escuchan las frecuencias altas, sino las bajas. Esta pérdida auditiva es una pérdida de audición parcial. EAS combina la tecnología de implante coclear y la tecnología de audífonos en un solo sistema. De este modo, la información acústica y eléctrica del sonido se procesa en paralelo: el implante coclear convierte los sonidos cotidianos en impulsos eléctricos codificados. Estos impulsos estimulan el nervio auditivo. Al mismo tiempo, la amplificación acústica aumenta el volumen de la información de sonido que la persona en cuestión todavía puede escuchar. El cerebro interpreta estas señales como sonido. Este vídeo explica cómo funciona la estimulación electroacústica.

Implante de tronco cerebral (ABI)

Los sistemas de implante de tronco cerebral son adecuados para personas cuyo nervio auditivo no funciona. En ese caso, ni los audífonos ni los implantes cocleares son efectivos, ya que el nervio no puede transmitir la información sonora necesaria al cerebro. El implante de tronco cerebral permite estimular directamente el centro auditivo en el cerebro, el llamado tronco encefálico, evitando el nervio auditivo. Una causa común de esta pérdida auditiva son los tumores. También es una solución para quienes nacen sin nervio auditivo o con el nervio auditivo deteriorado, haciendo así posible la escucha. Para saber más, puedes leer la entrevista con el Dr. Gavilán.

Sistema de conducción ósea

Para las personas con pérdida auditiva conductiva, existe una solución de conducción ósea no implantable, que no ejerce presión sobre la piel. Este sistema auditivo de conducción ósea transmite el sonido como vibraciones al hueso craneal. Por medio de la conducción ósea, la información del sonido llega al oído interno y al cerebro.

Obtenga más información aquí.

Implante y operación

La intervención quirúrgica dura normalmente entre una y tres horas y requiere la aplicación de anestesia general. Los riesgos asociados a la intervención quirúrgica de un implante coclear son similares a los de otras intervenciones en el oído. La cirugía generalmente se asocia con una hospitalización de tres días, pero en ocasiones los pacientes implantados pueden volver a su casa al día siguiente, en función de las necesidades concretas del paciente y de las prácticas locales al respecto.

Activación

Entre dos a cuatro semanas después de la operación, se procede a activar y ajustar el procesador de audio externo por primera vez, abriendo el mundo de los sonidos a la persona que recibe el implante. Un profesional en audición programará o «ajustará» el procesador de audio individualmente a cada paciente. Este programa contiene los parámetros que permiten ajustar el tono, la intensidad y la cadencia del sonido. A menudo, la primera vez que se configura el programa se requieren luego varias sesiones para ir ajustando progresivamente los parámetros. Eso no quiere decir que esa persona vaya a poder escuchar perfectamente desde el principio. El proceso de volver a escuchar requiere de una terapia auditiva individualizada para lograr la mejor experiencia auditiva posible.

La rehabilitación auditiva

Las sesiones regulares de rehabilitación auditiva con un logopeda son un elemento esencial para aprender a entender los sonidos y poder desarrollar las habilidades lingüísticas y auditivas. La terapia auditiva se centrará en ayudar a reconocer la forma nueva y más detallada en que suenan las cosas.

Una iniciativa de MED-EL

Volver a Escuchar

Cuando los audífonos son insuficientes, un implante auditivo puede ser la solución adecuada. Con testimonios reales, Volver a Escuchar puede ayudarte a tomar una decisión y a esclarecer todas las dudas o miedos que puedas tener.

Comparte este contenido