Implantes de oído medio

¿Qué es un implante de oído medio?

Los implantes de oído medio son dispositivos auditivos que captan los sonidos a través de un dispositivo externo y los transforman en energía mecánica que estimula la cadena de huesecillos, ubicados en el oído medio.

Los implantes de oído medio provocan una vibración en las estructuras del oído medio, un proceso que es prácticamente idéntico al del oído en situaciones normales cuando capta sonidos y los convierte en vibraciones.

A diferencia de los audífonos, que amplifican el sonido exterior, el implante de oído medio lleva el sonido directamente al oído, permaneciendo el canal auditivo completamente abierto.

¿Cómo funciona un implante de oído medio?

La tecnología aplicada en los implantes permite a los pacientes una calidad auditiva superior a otro tipo de aparatos, por lo que se logra una mejora en la calidad de vida y en la discriminación del sonido ambiente.

Este sistema consta de dos partes: el implante y el procesador externo que recibe el sonido, lo transmite al implante y éste a su vez envía las ondas de sonido al oído.

El componente externo del implante de oído medio es el procesador de audio, que contiene la batería, el micrófono y el procesamiento digital de señales. El micrófono del procesador de audio es el que capta los sonidos y el procesador de audio convierte los convierte en una señal que llega al dispositivo interno.

El dispositivo interno del implante va insertado debajo de la piel mediante una operación quirúrgica en la zona de detrás de la cabeza y está ligado a una estructura vibratoria en el oído medio. Cuando el implante recibe la señal , la transforma en vibraciones que conducen el sonido hasta el oído interno y de ahí al cerebro.

 

¿Quién es candidato a un implante de oído medio?

Los candidatos para el implante de oído medio son los pacientes con pérdida auditiva neurosensorial de moderada a severa, o una pérdida auditiva mixta, siempre que no sea profunda, donde la solución es el implante coclear.

Otros pacientes que pueden recibir un implante de oído medio son aquellos con hipoacusias de transmisión o hipoacusias mixtas, que han sido operados en distintas oportunidades por lo que una intervención quirúrgica no puede aportar una solución.

Los implantes pueden ser utilizados tanto por adultos como por niños a partir de los 5 años. Proporcionar una estimulación desde temprana edad ayuda al proceso de desarrollo cognitivo y a la adaptación al ámbito escolar, lo que aumenta sus posibilidades de inserción desde la infancia.

¿Cuáles son los beneficios del implante de oído medio?

Los implantes de oído medio estimulan directamente el hueso, dejando libre el canal auditivo externo, lo que evita las infecciones de oído que sufren algunos usuarios de audífonos.

También cuando los audífonos resultan insuficientes para la pérdida auditiva, recibir el sonido directamente en el oído, permite que los sonidos lleguen al usuario más fuertes y nítidos. Esto significa que puede disfrutar de todo el espectro del sonido, desde los sonidos más altos a los más delicados.

Actualmente los procesadores de audio están fabricados con diseños cómodos, compactos y ligeros, brindando excelentes opciones de conectividad.

Colocación del implante

La intervención para implantar el dispositivo es una cirugía compleja que requiere experiencia por parte de los cirujanos a cargo y un manejo profesional de la técnica.

  1. El primer paso es evaluar si el paciente es candidato a un implante de oído medio. A través de un grupo de pruebas, el otorrinolaringólogo es quien evalúa el caso y decide la implantación como solución auditiva. También es el profesional que realiza el seguimiento postoperatorio sobre el paciente.
  2. El proceso de implantación es una intervención que dura normalmente entre 1 y 2 horas. El cirujano a cargo del procedimiento tiene que estar especializado en otología y en cirugías de oído medio. Por estos motivos la intervención se realiza en centros especializados que cuenta con el personal y con la trayectoria adecuada para este tipo de cirugías. Por lo general los pacientes están en pie al día siguiente y el alta hospitalario varía de uno a varios días, según las necesidades concretas del paciente.
  3. Transcurrido el proceso de cicatrización luego de la cirugía, que puede durar hasta 8 semanas, se activa el implante de oído medio. El audiólogo enciende el procesador y se ajustan las preferencias de audio a las necesidades del paciente.

El conjunto de los profesionales brindan su cuota al proceso de implantación que se extiende desde el diagnóstico hasta la rehabilitación para lograr una adaptación exitosa sobre el dispositivo.

Una iniciativa de MED-EL

Volver a Escuchar

Cuando los audífonos son insuficientes, un implante auditivo puede ser la solución adecuada. Con testimonios reales, Volver a Escuchar puede ayudarte a tomar una decisión y a esclarecer todas las dudas o miedos que puedas tener.

Comparte este contenido