Implantes de conducción ósea

¿Qué es un implante de conducción ósea?

Un implante de conducción ósea es un dispositivo que transmite el sonido a través del hueso craneal directamente al oído interno. Se trata de un implante fabricado en titanio, que cuenta con dos partes: una que se ubica quirúrgicamente debajo de la piel y el procesador de audio externo, que se coloca detrás de la oreja, y se mantiene sujeto al implante por atracción magnética.

Mediante el procesador de audio el dispositivo capta y transmite ondas de vibración hacia el implante, que las transfiere al hueso del cráneo. De esta manera la señal se dirige directamente hacia la cóclea puenteando las estructuras del oído externo y medio, es decir, no se utilizan estas estructuras para estimular el proceso auditivo.

¿Cómo funciona el implante de conducción ósea?

El sistema auditivo funciona por el estímulo de las ondas sonoras que hacen vibrar la membrana timpánica, ubicada al final del canal auditivo. La onda de sonido resuena sobre la cadena osicular en el oído medio y transporta la vibración al segmento interno del oído y a la cóclea. Este sistema de transmisión de las ondas sonoras se llama conducción aérea.

El cráneo también se encuentra involucrado en la transmisión de las vibraciones hacia la cóclea, lo que se conoce como conducción ósea. El transmisor del implante aprovecha este fenómeno y funciona al ser colocado sobre el hueso ampliando las señales sonoras naturales.

El procesador de audio capta el sonido, lo lleva como señales eléctricas al implante y éste las transforma en vibraciones mecánicas en el hueso. El hueso conduce esas vibraciones hasta el oído interno y de ahí pasan como señales nerviosas hasta el cerebro, para que finalmente ser percibidas como sonidos.

¿Cómo funciona el implante de conducción ósea?

¿Quién es candidato para un implante de conducción ósea?

Para saber si es necesario un implante de conducción ósea es necesario que un profesional de la audición realice un diagnóstico de tu pérdida auditiva. Los implantes de conducción ósea son recomendados para personas con pérdida auditiva mixta, pérdida auditiva conductiva o sordera unilateral (SSD de sus siglas en inglés Single Sided Deafness):

  • Pérdida auditiva conductiva: Se produce cuando existe una interrupción en la transmisión de la onda sonora en su paso a través del oído externo, medio, o ambos. Puede deberse a diferentes causas, las más comunes son infecciones o malformaciones de las estructuras.
  • Pérdida auditiva mixta: Es el daño combinado tanto en el oído medio como en el interno que derivan en una hipoacusia conductiva y neurosensorial.
  • Sordera unilateral: Hablamos de sordera unilateral neurosensorial cuando hay un fallo importante o completo de las funciones auditivas de uno de los oídos. Aunque los pacientes pueden escuchar por un oído con frecuencia tienen dificultad para entender conversaciones, escuchar en ambientes ruidosos o ubicar la procedencia del sonido.

Recordamos que es imprescindible el diagnóstico de un especialista para analizar cada caso y recomendar los pasos a seguir en el tratamiento.

¿Cuáles son los beneficios del implante de conducción ósea?

Los implantes de conducción ósea son una solución eficaz para personas que han perdido la audición, ya sea tras una operación en el oído medio, malformaciones o por pérdida auditiva conductiva o mixta.

La tecnología de los implantes permite que las ondas de sonido puedan ser transmitidas hacia el oído interno y que se procesen como naturales. Los últimos avances en audición logran:

  • Una audición diaria óptima y sin obstrucciones, ideal para personas con patologías en el canal auditivo.
  • Mejoras continuas sobre el sensor externo, aún años después de la implantación inicial.
  • El implante se coloca íntegramente bajo la piel sin generar riesgos de complicaciones cutáneas ni infecciones.
  • Permite disfrutar de la audición desde el mismo momento en que se activa el implante.
  • Permite escuchar música con un sonido natural y de calidad.
  • Cuenta con un adaptador de sonido inteligente que adapta el implante al estímulo sonoro ambiente.
  • El ruido ya no es una molestia gracias a los micrófonos adaptables del dispositivo externo, que focalizan sobre la fuente de sonido.
  • Proporcionan programas individuales personalizados en la experiencia auditiva de cada paciente.
  • Es compatible con Resonancias Magnéticas hasta 1.5 tesla.
  • Procesador de audio de única unidad, fácil de usar y de llevar.

El implante de conducción ósea es recomendable en niños

Los menores a partir de los 5 años pueden acceder a los beneficios que representa en la calidad de vida de pacientes con hipoacusia, los implantes de conducción ósea.

Los aparatos están diseñados para ofrecer un excelente desempeño auditivo que permite el desarrollo del lenguaje. Están adaptados al estilo de vida de los más pequeños ya que, gracias a su control inteligente, son fáciles de programar y no representan un mayor desafío para lograr un parámetro de audición adecuado.

La colocación del dispositivo interno no requiere de una cirugía invasiva y se finaliza entre 30 y 60 minutos, lo que brinda los beneficios de una audición de calidad para los niños sin atravesar las secuelas de una intervención prolongada.

Cirugía

La colocación del implante se realiza bajo anestesia general y dura de una a dos horas, periodo en el que el implante se inserta quirúrgicamente detrás del oído, bajo la piel.

Entre dos y cuatro semanas después de la cirugía, cuando las suturas están curadas, se coloca el procesador de audio externo para activar el implante. El  implante, al permanecer bajo la piel, no presenta complicaciones cutáneas a futuro.

Una iniciativa de MED-EL

Volver a Escuchar

Cuando los audífonos son insuficientes, un implante auditivo puede ser la solución adecuada. Con testimonios reales, Volver a Escuchar puede ayudarte a tomar una decisión y a esclarecer todas las dudas o miedos que puedas tener.

Comparte este contenido