Implantes cocleares

¿Qué es un implante coclear?

Un implante coclear es la solución para personas con pérdida de audición severa o profunda. Esta tecnología se utiliza para reemplazar el funcionamiento de los componentes del sistema auditivo. Los implantes constan de dos partes: un procesador de audio externo que capta las señales acústicas para transformarlas en eléctricas y una parte interna, encargada de estimular eléctricamente la cóclea.

¿Cómo funciona un implante coclear?

El implante coclear se encarga de reemplazar el funcionamiento de las células dañadas dentro del oído interno a través de dos dispositivos:

  • El procesador de audio externo
  • El implante en el oído interno

El implante envía pulsos eléctricos a las fibras nerviosas de la cóclea permitiendo comprender los sonidos, a diferencia de los audífonos, que sólo amplían el volumen acústico.

El estímulo eléctrico es inmediato por lo que los sonidos se escuchan en el momento que se producen.

Las partes de un implante coclear 

El implante coclear está compuesto por una parte interna y una parte externa, los electrodos del implante interno son insertados dentro de la cóclea por el cirujano. Por fuera, se coloca el procesador de audio, que se conecta a la parte interna mediante un imán, y que está compuesto a su vez por diferentes partes:

  1. Los micrófonos, que captan el sonido ambiente y lo envían al microprocesador
  2. El procesador codifica las señales en impulsos eléctricos
  3. La bobina envía las señales al receptor interno que remite las señales al nervio auditivo y de allí son enviadas a la zona del cerebro responsable de la audición donde se reconocen e interpretan como sonidos.

Cómo funciona un implante coclear

Ventajas de los sistemas de implante coclear

La evolución tecnológica y los continuos avances han permitido que en la actualidad se fabriquen implantes cocleares sofisticados. Los aparatos cuentan con nuevas funcionalidades para adaptarse a las actividades y al día a día de cada usuario.

  • Resistencia climática. Resisten los embates climáticos, protegiéndolo de la humedad o cualquier salpicadura.
  • Aparatos inteligentes. Sensibilidad sobre el entorno, ajuste automático de volumen, direccionalidad del micrófono, adaptación a los sonidos ambiente de alta y baja frecuencia y reducción del sonido continuo del viento. Estas facilidades permiten una audición clara y cómoda en cualquier entorno, especialmente en espacios ruidosos y al aire libre.
  • Independencia. Baterías con cargas que duran más de 60 horas ininterrumpidas, sin disminución de la calidad y sin la necesidad de recambio. Dan libertad y una mayor autonomía a los usuarios.
  • Claridad y variedad. Gracias a la guía de electrodos, se logra una mayor claridad y riqueza en los sonidos, con una amplia gama, tonos profundos y variedades de matices. Recupera el placer de escuchar música o la calidez de la voz de los familiares y amigos.
  • Sensibles. Fabricados con tecnología que protege las delicadas estructuras nerviosas del oído interno, lo que proporciona una mayor claridad en la percepción del sonido. Además, garantiza la correcta audición a futuro.
  • Pensados para durar. Tecnología que brinda la mejor calidad y funcionalidad durante años de uso.

¿Puedo ser candidato a un implante coclear?

Restablecer la audición o escuchar por primera vez es un logro que cambia la vida de cualquier persona. Las situaciones son variadas y para conocer quiénes pueden utilizar un implante coclear se analiza cada caso en particular. En general la edad inicial para poder recibir un implante es alrededor de los doce meses de vida, aunque los niños menores de un año pueden acceder en circunstancias especiales; también depende de los protocolos sanitarios que existen en cada país, aunque la tendencia es a implantar lo antes posible para posibilitar el desarrollo del lenguaje desde temprana edad.

Para los adultos no existe un límite de edad, por lo que los implantes son una opción disponible para que personas con daño auditivo puedan volver a escuchar. Cabe aclarar que en adultos mayores se deben realizar una serie de estudios preliminares para evaluar con mayor precisión el caso:

  • Audiometrías con audífonos puestos.
  • Tomografía computarizada o resonancia magnética del cerebro y del oído medio e interno.
  • Es posible que se necesite una evaluación psicológica para determinar el estado del paciente.

Los implantes cocleares se recomiendan en los siguientes casos:

  • Hipoacusia neurosensorial severa a profunda o total.
  • Imposibilidad de mejora con un audífono convencional.
  • Predisposición por parte del usuario para recibir el tratamiento.

Diferencia importante entre personas usuarias de implantes cocleares

El rendimiento y el tipo de implante coclear será distinto según los siguientes casos:

  • Pre-lingual: Quienes nacen con sordera o la han perdido la audición durante los primeros años de vida, previo a la adquisición del lenguaje. En estos casos las personas no cuentan con huellas auditivas y registros formativos del lenguaje.
  • Post-lingual: Quienes han perdido la audición después de haber adquirido el lenguaje. 

¿Cómo se coloca un implante coclear?

Colocar un implante coclear conlleva una intervención quirúrgica. Por este motivo, antes de la implantación, el paciente se debe someter a una serie de pruebas para garantizar que el proceso resulte exitoso.

Evaluaciones y pruebas

No todas las personas son candidatas a recibir un implante coclear y, en caso de que lo sean, cada una es particular y tiene sus propias necesidades. Los profesionales evalúan con rigor el estado de sistema auditivo para contar con un diagnóstico que pueda precisar cuál va a ser el resultado del implante. El equipo formado por otorrinolaringólogos, audiólogos, psicólogos, logopedas y terapeutas del habla realiza pruebas que incluyen:

  • Evaluaciones audiológicas
  • Evaluaciones radiológicas
  • Evaluaciones motivacionales
  • Destrezas lingüísticas

Implantación

Si el equipo de profesionales considera que la situación de la persona es la adecuada para recibir un implante, se procede con la intervención quirúrgica. La intervención se realiza en dos tiempos: primero se coloca el dispositivo interno en el cráneo, a través de una incisión practicada detrás de la oreja. El cirujano, a continuación, coloca el receptor y luego la guía de electrodos dentro de la cóclea. Esta operación suele durar de una a tres horas y requiere anestesia general. La estancia en la clínica o el hospital suele ser de uno a tres días, en función de las necesidades concretas del caso.

Recuperación

El periodo postoperatorio de recuperación es de tres a cinco semanas durante las cuales, la persona puede desarrollar sus actividades con normalidad. Tras este periodo, sólo quedará una cicatriz delgada detrás de la oreja como testimonio de la intervención y el paciente estará preparado para recibir la parte externa del implante, lo que le permitirá recuperar su capacidad auditiva.

Activación 

Tras el periodo de recuperación, se coloca y activa el procesador de audio para que el usuario pueda volver a escuchar. El audiólogo es el profesional que programa el dispositivo en función de las necesidades particulares y ajusta los electrodos para que el usuario pueda escuchar claramente. Es importante señalar que cada paciente necesitará un periodo de adaptación para aprender a escuchar con este nuevo dispositivo.

Seguimiento

Una vez que el sistema completo del implante coclear está colocado y programado se procede a la adaptación del usuario. En este periodo se aprende a entender los sonidos y a desarrollar las habilidades auditivas acompañado de un fonoaudiólogo, teniendo en cuenta los nuevos estímulos sonoros que difieren de la percepción alcanzada con audífonos. En este periodo es importante que la persona, sobre todo los niños, reciban el apoyo de los familiares y personas cercanas. 

Implante coclear en niños

La detección e intervención temprana en casos de hipoacusia o pérdida auditiva en niños hace la diferencia en la interpretación de los sonidos y en el desarrollo de las destrezas lingüísticas futuras. Durante los tres primeros años de vida el cerebro produce las conexiones neuronales que serán la estructura cognitiva del adulto. Contar con el estímulo en esta etapa temprana del desarrollo garantiza un aprendizaje fluido, capaz de interpretar la estimulación eléctrica que provee el implante coclear, incorporándose de manera natural en la percepción del niño.

Evaluación

Antes de decidir por un implante coclear se examina el caso a través de evaluaciones que permitirán conocer si el niño es apto. Por lo general se realiza una serie de estudios para determinar la viabilidad del oído en recibir la cirugía y la capacidad auditiva del niño, determinando el grado de pérdida auditiva. Si se considera que a través de audífonos más potentes no se logrará recuperar la capacidad necesaria, se procede con el implante coclear.

Rehabilitación y terapias

Luego del postoperatorio y durante los meses posteriores se realizan los ajustes para optimizar el funcionamiento del implante. En paralelo se trabaja en la comprensión de la información sonora del niño con logopedas, quienes ayudarán a interpretar los estímulos recibidos. El periodo de aprendizaje será en función  de la causa de la pérdida auditiva y del tiempo que esta duró. La terapia de logopedia es más frecuente durante el primer año para luego disminuir progresivamente hasta el momento en que se logren desarrollar las capacidades de escucha, identificación de fuentes de sonido y habla.

El implante coclear en el crecimiento

Para que los niños desarrollen el lenguaje oral es necesario que puedan escuchar. Los implantes cocleares permiten que el niño adquiera las capacidades del habla y hacen posible el aprendizaje al ritmo de las personas con audición normal.

Adaptación escolar

En la mayoría de los casos la adaptación se da sin ningún problema, pero es recomendable asesorarse con logopedas y maestros especializados para contar con un respaldo profesional que garantice una inserción óptima.

¿A partir de qué edad se accede a un implante coclear?

La edad para acceder a un implante coclear depende de las regulaciones del país en el que viva la persona, pero habitualmente es a partir del primer año de vida. Es importante recordar que este periodo de tiempo es aplicable en niños en los que el audífono no dio resultados y cumplan con los criterios de implantación. Cuando se presentan pérdidas progresivas, se accede al implante en el momento que sea necesario y, en cualquier caso, una detección e intervención temprana significa una mejora en la audición y comprensión. 

Implante coclear en adultos

En general, no suele haber límites de edad para adquirir un implante coclear, se realizará una evaluación completa para determinar si la persona es candidata a recibir un implante coclear.

En cuanto al rendimiento del implante, los usuarios más jóvenes suelen presentar cambios más significativos a nivel auditivo, pero esto se debe a que los adultos mayores han arrastrado problemas de hipoacusia durante mucho más tiempo y el procesamiento auditivo es diferente. Como en el caso de los niños, una intervención temprana presenta mejores resultados. En cualquier caso, los beneficios son notorios y se registran mejoras significativas en la percepción auditiva luego de la implantación.

Existen factores para tener en cuenta en el éxito y el resultado que se obtendrá con los implantes:

  • Edad de la pérdida auditiva

Al perder la audición a una edad avanzada ya se cuenta con el registro auditivo del habla y los sonidos ambientales, que están presentes en las conexiones neuronales. Al colocarse el implante, la interpretación y recuperación auditiva mucho más rápida, ya que se utiliza el mapa neuronal para decodificarlos.

  • El tiempo entre la pérdida auditiva y el implante

Si el periodo de tiempo entre la pérdida auditiva y la implantación es prolongado, la adaptación será más lenta y los resultados varían según cada caso. 

  • Audición residual

Cuando hablamos de audición residual nos referimos a que existen unas pocas células ciliadas de la cóclea que aún pueden percibir el sonido. Mientras mayor sea la audición residual las posibilidades de adaptación y de reconocimiento de los sonidos serán mejores.

  • Las causas de la pérdida auditiva

Cuando la causa de la pérdida auditiva puede ser identificada aporta información útil para que los profesionales puedan guiarlo en la adaptación y en la rehabilitación luego del implante coclear.

  • Utilización de audífonos

Si previo a la implantación la persona utilizó audífonos implica que la audición residual es mayor, por lo que la adaptación al implante coclear puede resultar más exitosa. 

¿Qué esperar de un implante coclear?

Los avances tecnológicos y la continua mejora han dado como resultado implantes cocleares cada vez más sofisticados. Gracias a la innovación sobre los modos de percepción los aparatos se adaptan de manera más eficaz y permiten escuchar sonidos que en un momento se creían irrecuperables. Es así como los matices de la voz y las sutilezas musicales vuelven a estar presentes en la vida de los usuarios de implante coclear.

Es cierto que los implantes no reemplazan la audición natural, pero suponen el acceso a una gama de sonidos y percepciones que fueron arrebatados tras la pérdida auditiva. Las variaciones en los tonos no sólo abren la puerta al disfrute armónico, también ayudan a comprender las fuentes sonoras y el habla en distintos entornos acústicos, que se traduce en una real adaptación del usuario al contexto.

Estos motivos permiten que las personas se desenvuelvan de manera corriente:

  • Aumenta la independencia
  • Permite la localización de fuentes de sonido
  • Posibilita el entendimiento del habla

Realizarse un implante coclear es un proceso que no supone un resultado inmediato, se requiere de continuidad, predisposición y paciencia para obtener resultados. A través de la adaptación al implante coclear, los tiempos de recuperación operatoria y la terapia logopédica; el usuario progresivamente podrá volver a escuchar.

Es importante tener en cuenta la experiencia de quienes han sido implantados. Conocer sus historias de vida, sus motivaciones y los pasos que fueron dando ayuda para transitar el proceso personal (Ver apartado Testimonios para conocer estas historias de vida).

Un implante coclear seguro y de calidad

El implante coclear es tecnología que cumple una función importante para sus usuarios. La implantación es un proceso quirúrgico que requiere de un periodo postoperatorio y adaptativo, por lo que los implantes deben tener un desempeño continuo y duradero.

Lograr implantes que funcionen en distintas condiciones climáticas y que se adapten al uso de los usuarios requiere tecnología adecuada junto con un trabajo de fabricación especializado. En ellos influyen factores como la innovación, los materiales y el proceso productivo.

Innovación y sofisticación

Los prototipos de los implantes son testeados para garantizar la funcionalidad de cada una de las partes. Se prueba el rendimiento de los circuitos computarizados del procesador para comprobar su calidad auditiva. También se realizan pruebas sobre los materiales, en donde se comprueba ciertas características como los grados de anticorrosión y la resistencia mecánica.

 Tecnología sólida, funcionamiento adaptable

El implante coclear se ubica en el oído interno de los usuarios, por lo que su durabilidad y funcionalidad tiene que ser trabajada en detalle. Cada parte es testeada de manera individual y se descarta cualquier inconveniente.

El aparato envía estímulos eléctricos al cerebro a través de un mecanismo interno y externo a una velocidad de 50.000 veces por segundo, para que el cerebro pueda ser estimulado e interpretar en simultáneo el sonido ambiente al momento que se produce. En el oído interno los procesadores envían las señales sonoras a las guías de electrodos. Los procesadores interpretan las ondas sonoras y las transforman en estímulos eléctricos, y están alojados en un estuche soldado en laser para aislarlo herméticamente del exterior.

A continuación, la señal eléctrica es enviada a la guía de electrodos insertada en la cóclea, donde finaliza el circuito. La guía de electrodos es realmente delgada. Existen varios modelos de guías para adaptarse a las particularidades de cada oído interno, lo que permite preservar las estructuras cocleares y contar con mejor audición a futuro.

El cuidado de los materiales

La funcionalidad y durabilidad de los implantes tienen que ir de la mano con el cuidado del oído interno de la persona. Para ello se utilizan materiales acordes de larga duración que preservan la salud de la cóclea, para que la audición no presente disminuciones.

La guía de electrodos está hecha 90% platino y 10% de iridio, materiales con excelente tolerancia a la corrosión. Se colocan en un molde especial para darles forma, que la vuelven flexibles y adaptables a la cóclea. Por último se recubren de silicona, lo que proporciona mayor suavidad, funcionando como una protección de las delicadas células nerviosas.

Luego se procede a testear el chip, alojado dentro de un estuche de titanio. El material se somete a distintos entornos, temperaturas, gases, químicos y corrientes eléctricas para corroborar su desempeño. También se realizan pruebas mecánicas sobre cada uno de los elementos. El mismo tratamiento reciben las guías de electrodos, lo que en su conjunto garantiza que los materiales utilizados durarán a lo largo de tiempo.

Para saber más, ver el artículo El secreto para hacer un implante coclear fiable

Una iniciativa de MED-EL

Volver a Escuchar

Cuando los audífonos son insuficientes, un implante auditivo puede ser la solución adecuada. Con testimonios reales, Volver a Escuchar puede ayudarte a tomar una decisión y a esclarecer todas las dudas o miedos que puedas tener.

Comparte este contenido