Implantes auditivos

Aquí encontrarás información detallada sobre las distintas soluciones que existen para tratar la pérdida auditiva.

Un implante auditivo es un dispositivo para la audición que consta de dos partes: una parte interna que va insertada en el oído y una parte externa que recibe los sonidos. Existen distintos tipos de implantes auditivos: implantes cocleares, implantes de oído medio, dispositivos de conducción ósea, y soluciones no implantables (que no tienen parte interna).

Parte interna de un implante coclear

Parte interna de un implante coclear

Cada tipo de implante está indicado para una determinada pérdida auditiva. Un experto es quien puede valorar qué tipo de implante se adapta a tu situación. Dicho esto, todos los implantes auditivos tienen en común, que son una opción a tener en cuenta cuando los audífonos ya no aportan beneficio o cuando no es posible llevar audífonos.

Los implantes auditivos más comunes son los siguientes:

¿Cómo funciona un implante auditivo?

El sistema auditivo recibe las ondas de sonido que se transmiten por el aire y hacen vibrar el tímpano y la cadena de huesecillos ubicados en el oído medio, hasta llegar a la cóclea en el oído interno. Las ondas son transformadas en señales eléctricas que recorren el nervio auditivo hasta llegar al cerebro donde son interpretadas.

Una persona con pérdida auditiva ve afectado este circuito. Los implantes auditivos reemplazan el funcionamiento de las partes dañadas y recomponen la capacidad auditiva, permitiendo a la persona volver a escuchar.

En la actualidad, gracias a los avances tecnológicos y la continua investigación proporcionada por empresas como MED-EL, los dispositivos auditivos logran vencer a la hipoacusia como barrera para la comunicación y mejoran la calidad de vida.

Una iniciativa de MED-EL

Volver a Escuchar

Cuando los audífonos son insuficientes, un implante auditivo puede ser la solución adecuada. Con testimonios reales, Volver a Escuchar puede ayudarte a tomar una decisión y a esclarecer todas las dudas o miedos que puedas tener.

Comparte este contenido