No te pierdas los sonidos de la naturaleza



El milagro de la audición

Una buena audición es tan importante en nuestra vida diaria, que incluso la mayoría de las personas con audición normal ni siquiera piensan dos veces acerca de lo que significa ser capaz de oír bien. Conversar con amigos, escuchar los sonidos de la naturaleza, disfrutar de la música o poder oír señales de advertencia – lo damos todo por hecho.

Nuestra audición juega un rol muy importante acerca de cómo nos relacionamos con el entorno. Facilita la formación de relaciones, y abre una gran cantidad de experiencias sensoriales. Es también muy complejo y extremadamente sensitivo.

Por eso démosle la atención que se merece …

La pérdida auditiva

La pérdida auditiva generalmente se desarrolla lentamente durante muchos años; los efectos se vuelven aparentes sólo gradualmente. A las personas afectadas les cuesta reconocer que están sufriendo de una pérdida auditiva. Parientes, amigos o colegas son frecuentemente los primeros en darse cuenta que algo está mal.

Uno de los principales impactos de la pérdida auditiva es la dificultad para comunicarse con los demás.

Esto puede tener un impacto significativo en la vida cotidiana, en el desarrollo y en la educación de un niño. Afecta a la igualdad de oportunidades y genera sentimientos de soledad, aislamiento, depresión y frustración.

Las personas con pérdida auditiva que logran identificar el problema pronto, son las más beneficiadas. La detección temprana puede ayudar en la elección de un tratamiento apropiado.

Revisa tu audición periódicamente

Solo cuando la audición comienza a deteriorarse de forma perceptible, nos damos cuenta de la importancia de una buena audición en nuestra vida cotidiana. Y cuánto nos perdemos cuando ya no oímos bien.

¿Por qué no hacemos algo al respecto lo más pronto posible?

Te animamos a revisar tu audición y la de tus seres queridos de forma periódica para no perderte la belleza de los sonidos de la naturaleza.

Para más información, haz click aquí.

Comparte este contenido