Los implantes auditivos te ayudan a integrarte en tu entorno profesional



La pérdida auditiva puede interferir en tu vida de muchas formas distintas, sobre todo en el ámbito profesional. Así que, ya sea que hayas recibido un implante auditivo recientemente, o que estés comenzando un trabajo nuevo, estos consejos pueden ayudarte a alcanzar el éxito en tu lugar de trabajo:

Habla sobre tu audición

Muchas personas no conocen los implantes auditivos. Algunas personas creen que podrás oír al día siguiente de tu implantación. Otros pueden no entender que si te quitas el procesador de audio, todavía tendrás la pérdida auditiva. Por esto, la forma más fácil de superar estos malos entendidos es hablarle a la gente sobre tu audición y explicarle sus consecuencias.

  • Explícales que aprender a oír con un implante auditivo es un proceso:

    • Algunas personas pueden pensar que si adquieres el implante el jueves, estarás oyendo al 100% el viernes. Explícales que necesitarás tiempo para aprender a oír con el implante.
    • Cuéntales sobre las sesiones de calibración y los ejercicios de rehabilitación que debes hacer, así como tus objetivos para estas sesiones, para que puedan seguir tu progreso y darte apoyo cuando sea necesario.
  • Explícales a tus compañeros cómo funciona tu implante y lo que haces para oír mejor. Aquí tienes algunos consejos:

    • Explica cómo percibes el sonido. Cuando tienes un implante coclear, algunas personas pueden pensar que tu audición es como la natural, y no se dan cuenta de que no puedes oír igual que ellos.
    • Cuéntales a tus compañeros sobre situaciones específicas en las que tienes dificultad para oír.
    • Dales consejos sobre las mejores formas de comunicarse contigo: hablar con claridad, no gritar, sentarse cerca de ti, mirarte a la cara y evitar situaciones con demasiado ruido ambiente.
    • Si tienes una pérdida auditiva significativa en ambos oídos, pero un implante en un solo oído, cuéntales que dependes completamente de tu oído implantado.

“Cuando mi audición disminuyó al 5% en ambos oídos, me fatigaba mucho, no de trabajar, sino de esforzarme leyendo labios o tratando de entender conversaciones. Sabía que tenía que jubilarme, pero quería mucho a la gente, adoraba mi trabajo y a mi empresa… Desde que recibí mis dos implantes cocleares, mi audición se restauró del 5% al 85%”. – Linda C., usuaria bilateral de implante coclear MED-EL.

Un lugar de trabajo amigable con la pérdida de la audición

También puedes asegurarte de que tu lugar de trabajo esté adaptado para que sea un ambiente apto para la escucha:

  • Presta atención a la acústica del espacio: utiliza alfombras, moqueta o cortinas si es posible. Esto reduce el eco de las superficies duras, como los suelos, las ventanas y las paredes. Estas superficies duras hacen que los sonidos reboten y hagan más difícil entender lo que dice la gente.
  • Trabaja en un lugar bien iluminado: Esto puede lograrse con una lámpara en tu escritorio, sentándote cerca de una ventana, o encendiendo más luces. Como gran parte de la comunicación es no verbal, la dificultad para ver a alguien puede afectar tu capacidad para entenderle.
  • Utiliza un teléfono diseñado para implantes auditivos:
    • Todos los teléfonos fijos y la mayoría de los móviles pueden usarse con la telebobina de tu procesador de audio.
    • Esto significa que el teléfono enviará señales al procesador de audio, evitando los micrófonos por completo, para que puedas oír a la otra persona con más claridad.
    • Para utilizar la telebobina, solo presiona el botón “T” o “M/T” en tu control remoto, y luego sostén el teléfono cerca de tu oído normalmente.
  • Asegúrate de estar sentado o de trabajar donde puedas oír bien:
    • Si tienes implantes auditivos bilaterales, lo mejor puede ser sentarte en el centro de la habitación, así podrás oír bien los sonidos provenientes de todas las direcciones.
    • Siéntate de manera que los ruidos del ambiente, o los sonidos indeseados queden a tus espaldas y no frente a ti.
    • Si tienes solo un implante auditivo o sordera unilateral, siéntate de manera que tu procesador de audio quede del mismo lado de la gente que está hablando. Por ejemplo, si tu implante está en tu oído derecho, intenta sentarte a la izquierda de la habitación.
  • Utiliza dispositivos de ayuda auditiva (ALD, por sus siglas en inglés) en lugares como salas de conferencia. Las tecnologías de ayuda auditiva te pueden ayudar a oír mejor porque envían los sonidos de manera inalámbrica y directamente a tu procesador de audio.
    • Los sistemas FM son similares a los aros magnéticos, envían el sonido desde un transmisor directamente al receptor que está conectado a tu procesador de audio.
    • Algunos collares de inducción, como el ClearSounds Quattro 4.0, incluyen un micrófono remoto. Al colocar el micrófono en el centro de una mesa, captará los sonidos de todas las direcciones y los enviará directamente al procesador de audio.
    • Incluso podrías preguntarle a tu empleador si es posible instalar un aro magnético. Los aros magnéticos son comunes en muchos lugares públicos, y te permiten oír lo que se está diciendo a un micrófono o lo que se reproduce en un sistema de sonido. Para conectarte, lo único que necesitas es encender la bobina de tu procesador de audio: presiona el botón “T” o “T/M” en tu control remoto.
  • Puedes sentir que oír todo el día con tu implante es agotador. Toma algunas pausas para darte tiempo de recargar después del esfuerzo que hiciste escuchando. Por ejemplo, puedes retirarte a trabajar en una habitación más silenciosa o tomar un descanso para un café en un lugar silencioso.

Fuente: Blog para usuarios de MED-EL

Comparte este contenido