Día Mundial de la Audición: 1 de cada 3 adultos nunca han examinado su audición



Este día se celebra cada 3 de marzo para generar conciencia y promover el cuidado de la audición en todo el mundo. La empresa MED-EL, líder en soluciones auditivas, ha realizado una encuesta mundial para concienciar sobre esta problemática. 

El 30% de los españoles afirma que sonríe y disimula cuando, en una conversación, no escucha bien a su interlocutor. Otras reacciones ante las dificultades para seguir una conversación son pedir a la otra persona que repita lo que ha dicho y pedir disculpas. Estos son algunos de los datos extraídos del estudio “Hábitos en relación a su Audición” promovido por MED-EL, líder en soluciones auditivas implantables, cuya misión es contribuir a superar la pérdida auditiva como una barrera para la comunicación. Estos datos se presentan con motivo del Día Internacional de la Audición, el 3 de marzo. Según el estudio (1), estas reacciones serían generalizadas a nivel mundial, con datos de media muy similares en los 13 países que han participado en el estudio: un 30% opta por disimular; un 36% pide disculpas por no oír y un 50% solicita a su interlocutor que repita lo que ha dicho.

Para el doctor Javier Gavilán, jefe del Servicio de Otorrinolaringología del Hospital Universitario La Paz, “disimular es una actitud de evitación. El resto de las manifestaciones son una consecuencia directa de la pérdida auditiva. A la mayor parte de las personas nos sucede algo similar cuando no entendemos el mensaje que nos transmite la persona con la que establecemos una comunicación verbal. Si alguien nos habla en un idioma que no dominamos y no entendemos claramente lo que nos dice, la reacción habitual es sonreír y disimular. Lo mismo le sucede al individuo con problemas auditivos. En ocasiones manifiesta su dificultad para la comunicación y otras veces prefiere pasar desapercibido”.

El estudio, en el que han participado unas 12.000 personas, también revela que casi las tres cuartas partes de las personas (74%) conocen a alguien que podría estar sufriendo problemas de pérdida auditiva.

Si bien las revisiones auditivas son una práctica cada vez más generalizada, aún, uno de cada tres españoles afirma no haberse revisado nunca la audición, dato que coincide con la media del estudio que se sitúa en el 31%. Los adultos del Reino Unido encabezarían la lista con un 47% que admite que nunca ha ido a revisión; dato que contrasta con los más concienciados en ir al especialista, entre los que estarían China y Emiratos Árabes Unidos, donde las cifras de los que nunca han acudido a revisión descienden al 15% y el 16%, respectivamente.

1 de cada 3 adultos nunca han examinado su audición

En esta línea, el Día Internacional de la Audición, iniciativa de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que se celebra cada 3 de marzo, anima a todo el mundo a examinar su audición. Bajo el lema de este año “No dejes que la pérdida auditiva te limite”, pone el foco en que las personas afectadas no se sientan avergonzadas o estigmatizadas. “El sentimiento de vergüenza que se produce en las personas con trastornos de la audición es un hecho incuestionable. Nadie se siente diferente por llevar gafas, pero la mayor parte de las personas que utilizan audífonos se sienten “observadas”. La única forma de evitar este estigma es a través de la educación general de la población y la integración social de las personas con trastornos auditivos” explica el doctor Gavilán.

¿Subir el volumen o acudir al especialista?

En el día a día, el 29% de los encuestados sube el volumen de la televisión o la radio, usa subtítulos (18%) o necesita acercarse a las personas que hablan (17%) para poder entender. Además, el 38% de los encuestados tuvo que pedir a la otra persona que alzara la voz para poder escuchar y el 19% utilizó mensajes de texto o correos electrónicos para comunicarse con alguien a quien no podía oír. En comparación con otros países participantes en el estudio, subir el volumen de la televisión o la radio para escuchar mejor es muy habitual en China (36%) y México (35%) y menos probable en Alemania (23%) e Italia (27%). Acercarse a las personas para escuchar mejor también es más probable que ocurra en China (31%) y menos común en Austria (10%).

En Argentina

En Argentina, 2 de cada 10 personas creen que tienen pérdida auditiva pero no se tratan. Esto se debe a que el 26% de los encuestados nunca verificó su audición, mientras que el 27% sólo lo hizo entre los 5 y los 10 años. Es importante señalar que la mayoría de las personas expresaron no tenerlo como prioridad, en tanto que otros aludieron la falta de conciencia que hay sobre el tema.

¿Qué hacen los argentinos cuando no escuchan? Lejos de asistir a un profesional, la actitud que adoptan la gran mayoría de las personas cuando no escuchan, es pedirle al interlocutor que repita lo dicho, en tanto otros se disculpan por no haber escuchado y sólo unos pocos simplemente sonríen y asienten. Cuando se trata de comunicación mediada, la costumbre más frecuente es subir el volumen de los dispositivos, como la TV o la radio.

Según datos de la OMS, el 60% de los casos de pérdida de audición en niños se debe a causas prevenibles. En este sentido, es importante destacar que en la Argentina todo bebé recién nacido tiene derecho a que se estudie de forma temprana su capacidad auditiva y se le brinde tratamiento, si fuera necesario. Así lo establecen la Ley Nº 25415 de Detección Temprana y Atención de la Hipoacusia.

En México

Entre los tres países que menos registros tienen de revisiones auditivas en adultos, México ocupa el segundo lugar con 45% de personas que nunca se han hecho un examen auditivo, por encima se encuentra Reino Unido con el 47%. Este dato revela que los mexicanos no toman en cuenta su audición como parte de su chequeo médico y esto se debe a que lamentablemente no hay tanto énfasis en hacer conciencia sobre este tema, debido a que se priorizan otras enfermedades, como por ejemplo: el cáncer o la diabetes, sumado a la falta de información disponible.

Lo curioso es que, aunque no consideran una prioridad hacerse una revisión en los oídos, los encuestados respondieron que sí lidian con consecuencias de la pérdida auditiva en la vida diaria. Por ejemplo, 50% declaró que piden que les repitan las cosas porque no han podido escuchar bien, el 41% eleva su tono de voz al hablar con otros mientras que el 29% sube el volumen de la radio o la televisión para poder entender mejor.

En este mismo estudio se comprobó que el mayor miedo relacionado con dejar de escuchar es la dificultad para comunicarse, seguido de la exclusión social y los peligros a los que pueden quedar expuestos.

En Colombia

4 de cada 10 colombianos no consideran que los exámenes de audición sean una prioridad. Otras barreras para hacerse la prueba incluyen la falta de conciencia de que se trate de un problema (22%), la falta de preocupación (14%), que no es prioritario hacerse un chequeo (34%) y lo más grave: que la mayoría no lo haga por desconocimiento o falta de información (50%). También una de cada nueve personas, asumió que sus problemas auditivos pasarían.

Sin embargo, los mayores temores asociados con la pérdida auditiva son las dificultades de comunicación (31%), el aislamiento social y los riesgos de seguridad personal (ambos 17%).

El estudio refleja también que los sonidos favoritos en todo el mundo fueron la clásica canción matutina de pájaros cantando (42%), música (37%) y fuentes de agua (27%). Los sonidos que más rechazo causan son: construcción (46%), las bocinas (45%) y las alarmas de automóviles (39%).

Revisar la audición

En el Día Mundial de la Audición, MED-EL alenta a las personas a que revisen su audición y busquen consejos sobre comportamientos diarios que pueden conducir a problemas a largo plazo y afectar la capacidad auditiva. Una forma de detectar a tiempo esta patología es realizarse una audiometría, dependiendo de la edad del paciente. Este estudio evalúa la capacidad auditiva en cada uno de los oídos.

Existen diferentes tipos y grados de pérdida auditiva. Dependiendo de la región del oído afectada, generalmente se puede distinguir entre cuatro tipos principales  de pérdida auditiva: conductiva, neurosensorial, mixta y retrococlear. Según el grado o severidad, se le recomendará al paciente la solución adecuada que puede ir desde un audífono hasta un sistema de conducción ósea o un implante coclear, para los casos más graves”, señala el doctor Mario Zernotti, Jefe de Servicio de Otorrinolaringología del Sanatorio Allende de Córdoba y profesor de la Universidad Nacional de Córdoba.

También comparte algunos consejos útiles sobre comportamientos diarios que pueden prevenir problemas auditivos:

  • Vacunar a los niños contra las enfermedades de la infancia, en particular el sarampión, la meningitis, la rubéola y la parotiditis.
  • Realizarse chequeos de rutina y seguir prácticas correctas de atención otológica.
  • Reducir la exposición a ruidos fuertes, tanto en el trabajo como en las actividades recreativas.
  • Realizar pruebas de detección de la otitis media a los niños.
  • Evitar el uso de algunos medicamentos que puedan ser nocivos para la audición, a menos que sea prescrito y supervisado por un médico.
  • Realizar controles periódicos a los bebés, a fin de someterlos a una evaluación y diagnóstico temprano.

“La pérdida auditiva se puede tratar siempre”

Uno de los factores que puede animar a acudir al especialista es la alta probabilidad de encontrar una solución. “La pérdida auditiva se puede tratar siempre, y en la actualidad son múltiples las opciones de las que disponemos. El tratamiento de la pérdida auditiva es uno de los campos en los que más ha avanzado la especialidad durante los últimos años. Es cierto que la mayor parte de las soluciones actuales conllevan la necesidad de utilizar algún elemento externo que resulta más o menos visible y eso genera rechazo en algunos individuos. Pero hoy en día los trastornos auditivos tienen alguna solución prácticamente siempre” afirma el doctor Gavilán.

El abanico de tratamientos es muy amplio y además de las prótesis auditivas que han evolucionado de forma importante en los últimos años gracias a la tecnología digital, y la cirugía tradicional de oído, existen en la actualidad múltiples dispositivos implantables que permiten tratar cualquier tipo de pérdida auditiva, desde las más leves hasta las sorderas bilaterales completas. Una de las soluciones que más ha evolucionado son los implantes cocleares, dispositivos que permiten recuperar la audición cuando ya no se percibe beneficio con otros dispositivos como los audífonos. Junto a los implantes cocleares, los implantes de conducción ósea, los implantes de oído medio y los implantes de tronco cerebral completan el capítulo de soluciones auditivas actuales que permiten cubrir con éxito la gran mayoría de los trastornos auditivos.

Para más información sobre este estudio visite: https://whd.explore-life.com

(1) NOTA: Metodología del estudio

El estudio promovido por MED-EL 2020 ha sido realizado por la empresa de investigación Atomik Research sobre una encuesta online entre 1.002 encuestados en España. El trabajo de campo de investigación se llevó a cabo del 1 al 10 de enero de 2020. A nivel global la encuesta online se gestionó en el mismo periodo entre 12.325 encuestados del Reino Unido, Estados Unidos, China, Italia, Emiratos Árabes Unidos, Egipto, Alemania, Austria, México, Israel, España, Colombia y Argentina. Atomik Research es una agencia de investigación de mercado independiente que emplea investigadores certificados por MRS y cumple con el código MRS.

Una iniciativa de MED-EL

Volver a Escuchar

Cuando los audífonos son insuficientes, un implante auditivo puede ser la solución adecuada. Con testimonios reales, Volver a Escuchar puede ayudarte a tomar una decisión y a esclarecer todas las dudas o miedos que puedas tener.

Comparte este contenido