Consejos para oír mejor en reuniones familiares con un implante auditivo



La hipoacusia ya no es un signo de vejez. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, 360 millones de personas en el mundo tienen una pérdida de la audición incapacitante.

“La pérdida de audición neurosensorial es la forma más común de hipoacusia. Ocurre por un daño en el oído interno y generalmente es permanente. Las personas que padecen una hipoacusia neurosensorial de leve a moderada tienen dificultad para oír sonidos suaves y hasta puede que los sonidos fuertes les parezcan difíciles de comprender. Sin embargo, es probable que aquellos con una hipoacusia neurosensorial de severa a profunda no sean capaces de oír incluso sonidos muy fuertes como la bocina de un auto o el ruido del subte”, explica Micaela Constanzo, fonoaudióloga de MED-EL. La especialista añade que “algunas personas que no tienen pérdida auditiva asumen que si hablan más alto se les entenderá mejor; este es un error muy frecuente y la única forma de cambiarlo es dejarles saber que no funciona así”.

Para las personas con pérdida de audición o con un implante auditivo, reunirse con la familia y los amigos, en vacaciones, en fiestas o solo por placer, puede ser divertido, pero cuando hay mucha gente o suceden demasiadas conversaciones a la vez, pueden enfrentarse a mayores dificultades para escuchar.

Si quieres oír mejor en estas situaciones y disfrutar de estas fiestas, aquí tienes consejos simples que puedes aplicar.

Habla sobre tu pérdida de audición

La mejor forma de oír mejor es comenzar hablando de tu pérdida auditiva.

A los nuevos amigos u otras personas que tal vez no sepan que tienes hipoacusia, cuéntales cuál es tu problema y que usas un implante auditivo. Incluso si ya saben que tienes pérdida auditiva, un recordatorio no viene mal; en ocasiones, las personas no se dan cuenta si una situación es particularmente desafiante. Así que, si tienes dificultad para oír, solo dilo.

Consejos de comunicación

En algunas situaciones, puedes estar tentado de mantener la distancia o tomarte un descanso de una habitación muy concurrida e ir a un lugar más tranquilo. Aunque esto puede funcionar como una solución a corto plazo, no es la forma ideal de enfrentar estas situaciones.

Estas son algunas cosas simples que puedes pedir que hagan por ti:

  • Que se acerquen y hablen en dirección a tu oído implantado o, si tienes implantes bilaterales, en dirección a tu mejor oído.
  • Pídeles que no griten, pero que hablen con una voz clara y normal. Algunas personas que no tienen pérdida auditiva asumen que si hablan más alto se les entenderá mejor, así que la única forma de cambiar eso, es dejarles saber que no funciona así.
  • Si no oíste una palabra o una oración, no tengas miedo de pedirles que repitan lo que dijeron.
  • Pídeles que te miren a la cara cuando hablen, porque de esa forma podrás captar la comunicación no verbal.
  • Si estás en un grupo, siéntate o párate donde puedas ver las caras de todos. Si es necesario, pídeles que tomen turnos para hablar para que puedas seguir la conversación y no tengas que escuchar a algunos hablando encima de los otros.

Crea un buen ambiente de escucha

Tu ambiente también influye en lo bien o mal que puedes oír. Por ejemplo, tener muchos ruidos en el ambiente puede dificultarle la escucha a cualquiera, aunque no tengan pérdida de la audición.

  • Si estás en un lugar ruidoso, un lugar donde hay un televisor o una radio encendida, cambia de habitación. Si nadie está mirando o escuchando, solo apágalo.
  • Si está muy oscuro y no puedes ver la cara o la expresión de las personas con las que estás hablando, pídeles moverse a un lugar más iluminado.
  • Si hay demasiado ruido alrededor como para tener una conversación con una persona, muévete a un rincón o a otro cuarto donde no haya tanto ruido.
  • Si la conversación es interrumpida por un sonido fuerte que sabes que va a pasar rápido, como un camión que pasa, solo toma un pequeño descanso y espera que acabe.
  • Utiliza un dispositivo de asistencia auditiva, como un collar de inducción con micrófono remoto. De esa forma, puedes colocar el micrófono cerca de quien esté hablando y puedes oírlo, aunque estés del otro lado de la habitación.
  • La sensación de no poder oír puede ser una fuente de ansiedad, así que intenta no estresarte por eso. Con estos simples pasos, puedes estar seguro que estás trabajando para oír mejor, sin importar la situación.

Algunos medios se han hecho eco de esta información: ambito.com

Comparte este contenido