doctor saul moreno

Médico otorrino especializado en cirugía del oído. Hospital Central Militar, Ciudad de México (México)

Alejandro Saúl Moreno Reynoso – Tipos de implantes de oído

Perfil profesional

  • El Dr. Moreno realizó sus estudios de Medicina en la Escuela Médico Militar, y realizó la especialidad en Otorrinolaringología en la Escuela Militar de Graduados de Sanidad dependiente de la Universidad del Ejército y Fuerza Aérea, en Ciudad de México.
  • Posteriormente fue Jefe del Servicio de Otorrinolaringología en el Hospital Militar Regional de Guadalajara, Jalisco, regresando a realizar entrenamiento en cirugía de oído en el Hospital Central Militar, donde se desempeña como médico adscrito desde 2012 a la fecha.
  • Es profesor de pregrado de la Escuela Militar de Medicina en la materia de Otorrinolaringología y del curso de especialización en Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello, en donde también desarrolló el curso de Cirugía de Hueso Temporal como parte del entrenamiento de los médicos residentes de la especialidad en dicho hospital.
  • Ha participado en numerosas actividades académicas dentro del área de la Neurootología y ha sido autor de varios artículos médicos nacionales e internacionales.

¿Qué implantes de oído medio existen en el mercado?

Existen distintos tipos de implantes. Hay del tipo totalmente implantables y otros con procesador externo. También podemos dividirlos en dispositivos que producen estimulación pasiva y estimulación activa de la audición. Éstos últimos transmiten la vibración del sonido directamente al hueso y a la cóclea, el órgano de la audición. Existen también implantes que están directamente acoplados a la cadena de huesecillos del oído medio e incluso a las pequeñas estructuras membranosas del oído, para producir estimulación auditiva.

¿Para quién está indicada la solución del Vibrant?

Podemos usar el implante de oído medio Vibrant Soundbridge en pacientes con pérdidas de tipo conductivo, es decir, cuando la cadena de huesecillos del oído no puede transmitir los sonidos por diversas causas.

Puede utilizarse también en pacientes con pérdida neurosensorial, es decir, cuando el oído ha disminuido la sensibilidad a los sonidos, cuando ha sido dañada la estructura del oído interno de manera anatómica o funcional, conduciendo a una pérdida de la agudeza auditiva. Incluso, puede utilizarse en pacientes con combinaciones de éstos dos problemas.

Es especialmente útil cuando el paciente con pérdida auditiva no ha logrado una mejoría sustancial con los auxiliares auditivos convencionales.

¿Este tipo de pérdida sucede de forma sobrevenida o es de nacimiento?

Estos problemas pueden ser de nacimiento o adquiridos por distintas causas. Existen por ejemplo, pacientes con malformaciones del oído y disminución de la audición desde el nacimiento, secundario a complicaciones del embarazo o el parto.

En los pacientes que previamente presentaban audición normal, pueden ocurrir daños a la audición, por ejemplo por exposición a determinados fármacos, exposición a ruido intenso de manera aguda o crónica, traumatismos y enfermedades crónicas del oído, como las infecciones que se presentan de manera recurrente. 

¿En qué consiste la solución?

Este tratamiento implica la inserción, mediante una cirugía del oído afectado, de un pequeño dispositivo acoplado a los huesecillos del oído, que los hace vibrar con mayor intensidad,  transmitiendo así una mayor energía al oído para que sea más fácilmente percibida por el paciente, aumentando su rango de utilidad y el entendimiento del lenguaje en entornos poco favorables. Un pequeño componente externo en el cuero cabelludo del paciente, se adhiere magnéticamente al dispositivo implantado, capta las ondas sonoras y las transmite al componente interno, haciendo vibrar los huesecillos.

¿Para aplicar este tipo de soluciones la pérdida auditiva tiene que ser total o se puede aplicar en distintos niveles de pérdida?

Se utilizan en distintos niveles de pérdida auditiva, desde leves hasta severas, hasta un cierto rango.

El Vibrant es para pacientes que tienen integridad de la cadena osicular y sin embargo, también puede aplicarse en pacientes que aún sin tener integridad en los huesecillos del oído, por ejemplo, pacientes que han sido sometidos a cirugías de oído previamente, puede aplicarse directamente sobre uno de ellos, sobre el estribo, y en otros casos directamente sobre la membrana redonda, que permite la transmisión de la energía a través de ésta membrana y de los fluidos del oído interno para estimular la cóclea.

Es importante que haya contacto del dispositivo con alguna parte de la cadena auditiva para que se produzca esa vibración.

¿El Bonebridge es un implante de conducción ósea, verdad? ¿Existen otras soluciones en el mercado similares?

Efectivamente, el Bonebridge es de hecho el primer implante de conducción ósea activo. Ésto significa que la estimulación vibratoria es aplicada directamente en el hueso temporal. De ahí pasa directamente a la cóclea, que es el órgano de la audición.

Si bien existen soluciones similares, una diferencia muy importante es que algunos de estos dispositivos transmiten la vibración a través de la piel del paciente, ocasionando una disminución efectiva de la estimulación del oído. Además, otros dispositivos requieren una apertura permanente en el cuero cabelludo del paciente, conduciendo a posibles complicaciones y cuidados especiales.

¿A nivel de aplicabilidad, para qué tipo de pacientes es el Bonebridge?

Lo utilizamos para pacientes que tienen pérdidas conductivas de muchos tipos, incluidas las congénitas, como los pacientes que tienen una condición llamada microtia, que muchas veces va acompañada de la falta de desarrollo del conducto auditivo y de malformación de los huesecillos del oído, y este dispositivo nos permite hacer vibrar el hueso temporal, la mastoides, logrando efectivamente una especie de “puente” para entregar la energía directamente hacia la cóclea para ser estimulada.

Hemos utilizado éste implante en pacientes con sordera unilateral, pero con audición normal en su otro oído. Si bien no se logra la estimulación del oído afectado, lo que pretendemos es que el paciente reciba los sonidos provenientes del lado afectado y a través de la estimulación de los huesos del cráneo, sean percibidos en el oído sano. Este tipo de pacientes logran una importante mejoría en su desarrollo familiar y profesional, ya que mejora el entendimiento del lenguaje en ambientes ruidosos.

Puede utilizarse también en pacientes en quienes la integridad del oído medio está alterada, por haber padecido enfermedades crónicas del oído medio o que sufrieron un traumatismo, o bien, sometidos a cirugías y que alguna parte del mecanismo de transmisión del sonido en el oído medio tuvo que ser retirada.

¿Qué diría de ambas operaciones? La gente muchas veces prefiere por miedo vivir sin escuchar o con una escucha precaria, ¿qué les diría?

La operación técnicamente es sencilla, si bien hay que abrir el oído. Implica la colocación en el caso del Bonebridge del dispositivo fijado al hueso temporal, al hueso del cráneo, con dos tornillos cuya aplicación se facilita enormemente, y en el caso de Vibrant, mediante una cirugía que es prácticamente rutinaria, podemos acceder a la cadena de huesecillos y anclar el dispositivo a uno de ellos para estimular el oído interno.

Ambos tienen un dispositivo interno que va implantado de manera subcutánea y un dispositivo externo cuya adherencia es magnética al dispositivo implantado para transmitir la información el entorno.

Actualmente disponemos de la tecnología necesaria que nos ayuda a reducir de manera importante las complicaciones de éste tipo de procedimientos. Por ejemplo, el procedimiento se realiza bajo microscopios y con la ayuda de monitores de nervio facial que evitan en gran medida que puedan lastimarse estructuras delicadas del oído. En general, la cirugía tiene un gran margen de seguridad y actualmente contamos con varios pacientes muy satisfechos con los resultados.

Es importante destacar que la parte interna queda completamente cubierta. La herida queda completamente sellada sin contacto con el exterior.

¿Cuál es la edad recomendada para ambos dispositivos?

La edad recomendada es a partir de los 5 años de edad. Pero en algunos casos, previo análisis minucioso del paciente podría considerarse la implantación aún en pacientes más jóvenes. En nuestro hospital realizamos un implante de Bonebridge a un niño de 3 años de edad. Es un caso pendiente de publicar. Este paciente no tenía una buena respuesta con sus auxiliares auditivos convencionales y tomamos la decisión de implantarlo y tuvimos excelentes resultados.

¿Las personas que normalmente tienen este tipo de pérdida suele ser bilateral/unilateral?

Depende mucho del diagnóstico principal del paciente. Los pacientes con malformaciones pueden tener afectación de los dos oídos, mientras que los pacientes con enfermedades crónicas del oído o cirugías previas, la pérdida puede ser unilateral.

Hablando de Soundbridge, recientemente hemos colocado implantes de forma bilateral con excelentes resultados.

En el caso de Bonebridge, la implantación de un lado logra una estimulación en ambos oídos, por lo sólo hemos realizado implantaciones unilaterales.

¿Qué opina de Adhear?

Es una solución excelente que manejamos en conjunto con nuestros compañeros del Servicio de Audiología. Ha sido muy positiva para este tipo de pacientes con pérdida auditiva conductiva. Muchas veces en los pacientes pequeños, se utiliza como un paso intermedio para una implantación definitiva de un Bonebridge.

La ventaja que provee el sistema de conducción ósea Adhear es la de no operar a los niños tan pequeños, produciendo mejoría en su audición y la adquisición del lenguaje en tanto los huesos del cráneo alcanzan su tamaño óptimo para la implantación definitiva de otro dispositivo.

Hablando de pacientes adultos, contamos con un grupo de pacientes que han sido tratados con Adhear con resultados muy alentadores. Cuando el paciente tiene adecuada respuesta, existe la posibilidad de analizar las características propias del paciente y su entorno familiar y laboral y decidir posteriormente utilizar un dispositivo implantable.

¿Qué le diría a un paciente con miedo a la implantación? ¿Cuál es la evolución de los pacientes una vez se implantan? 

Como hemos dicho anteriormente, la cirugía es bastante segura, con un riesgo muy bajo de complicaciones y el paciente está de vuelta en casa al día siguiente y de regreso a sus actividades laborales dentro de las siguientes dos semanas. La activación del implante se realiza habitualmente a las cuatro semanas de la cirugía.

Definitivamente nuestros pacientes han evolucionado todos hacia la mejoría a todos los niveles: éxito quirúrgico, éxito social, familiar y laboral, porque les mejora mucho su calidad de vida.

Todos nuestros pacientes implantados han estado muy satisfechos y muy contentos con su dispositivo.

El mejor consejo para los pacientes es que si sufren de pérdida auditiva y no logran una mejoría importante con auxiliares auditivos convencionales, es que acudan a valoración con un experto en implantes auditivos para una asesoría profesional sobre la mejor solución para mejorar su audición.

Si deseas ampliar información sobre sistemas de conducción ósea, haz click aquí.

Una iniciativa de MED-EL

Volver a Escuchar

Cuando los audífonos son insuficientes, un implante auditivo puede ser la solución adecuada. Con testimonios reales, Volver a Escuchar puede ayudarte a tomar una decisión y a esclarecer todas las dudas o miedos que puedas tener.

Comparte este contenido