Prieto SDD

Jefe del servicio de Otorrinolaringología del hospital universitario clínica San Rafael y de la Clínica Los Nogales. Bogotá (Colombia)

José Alberto Prieto

Perfil profesional

  • Médico cirujano especialista en Otorrinolaringología y Otología de la Universidad Militar Nueva Granada de Bogotá.
  • Con experiencia laboral en la unidad de sanidad del ejército nacional, Clínica San Rafael, Hospital militar y Hospital universitario La Samaritana.
  • Jefe del servicio de Otorrinolaringología del hospital universitario clínica San Rafael.
  • Jefe del servicio de Otorrinolaringología de la Clínica Los Nogales de Bogotá.
  • Docente de la Universidad Militar Nueva Granada.
  • Es miembro de la Sociedad Colombiana de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello desde 1992.
  • Miembro fundador de la sociedad colombiana de otología y neurotología desde 2010.

Háblenos de su experiencia con implantes cocleares para tratar la sordera unilateral (SDD).

Al principio, yo era algo escéptico sobre que los implantes cocleares pudieran ayudar a pacientes con sordera unilateral. En la práctica, estos pacientes debían conformarse con escuchar por un solo oído o con una solución de transmisión ósea. Pero lo cierto, es que he tenido algunas experiencias muy buenas. En particular con pacientes con sordera unilateral sobrevenida y acúfenos intratables, que habían pasado 3 o 4 años en proceso de consulta. Hasta que un día deciden implantarse.

Uno de ellos, médico neumólogo de profesión, con enfermedad de Ménière, me explica que tiene una limitante muy grande en consulta al no poder ubicar fuente sonora, resultarle difícil la utilización del estetoscopio y la comunicación diaria con el paciente… y le propongo la solución del implante. Le hacemos la cirugía, todo sale bien, recupera la audición muy rápido y está feliz. Evidentemente, pasa por todo el proceso de rehabilitación, pero al tener adquirido el lenguaje casi no necesita rehabilitación, es muy rápido. Además pierde el acúfeno y su problema de equilibrio se resuelve. Cuando le pregunto sobre la calidad de la audición en el oído con implante, me explica que oye igual que con el otro oído; que está feliz escuchando de nuevo y que le gustaría poder mantener el dispositivo incluso por las noches porque cuando se quita el procesador externo, siente que su cerebro se apaga, se desconecta. Ha vuelto a practicar triatlones, a dar clases… ha recuperado su vida.

El otro paciente es un consultor de empresas, del mismo perfil, profesional en activo en la cincuentena. Hace 4 años, hace una sordera súbita…  y su vida cambia. Daba charlas de motivación, coaching,… y con su pérdida auditiva le cuesta subirse a un escenario… Descubrimos que su sordera sobrevenida era provocada por un tumor intracoclear. Tras consultar con varios profesionales, acude a mi consulta y le propongo operar sin saber qué tanto ha tapado el tumor. Se acepta la cirugía. El abordaje resulta fácil, conseguimos introducir el electrodo… y llegamos al momento de la programación, la activación, y me encuentro con otro paciente absolutamente feliz. Me confirma que ha recuperado su vida, su trabajo y que vuelve a dar conferencias sin ningún temor, ubicando la fuente sonora como antes de la pérdida auditiva.

Protocolo SDD en Colombia

Tras estas experiencias positivas, surge la idea de empezar a hacer un protocolo donde agarremos pacientes con dispositivo de conducción ósea y otros con implante coclear unilateral y comparemos su desempeño auditivo para determinar qué tratamiento es mejor para este tipo de pacientes con sordera unilateral. Mi percepción personal es que el proceso de selección de esos pacientes va a ser muy estricto para poder comparar los resultados correctamente.

La idea del protocolo es evaluar qué va a pasar con esos pacientes que tenemos con transmisión ósea si los comparamos con pacientes con implante coclear de un mismo perfil.

Tenemos varios perfiles de pacientes con sordera unilateral. Los podríamos dividir entre niños y adultos. Tenemos niños que llegan con 5 años con una sordera congénita unilateral no detectada, a quienes un implante les podría venir muy bien. Porque es cierto que con un oído puedes funcionar, pero nuestro cerebro funciona mezclando la información que le aportan ambos oídos.

Tenemos otro grupo de pacientes que hacen una sordera súbita de origen inmunológico, que más adelante se puede convertir en sordera bilateral. … Le sucedió a uno de mis pacientes con sospecha de lupus eritematoso. Le colocamos conducción ósea… pero va perdiendo la audición en el otro oído. Y hace una sordera bilateral. Nos queda ponerle implante coclear en ambos oídos de forma secuencial.

Estamos empezando a involucrar más casos. La semana pasada vi a una persona que hizo una parálisis y tras la cirugía para descomprimir el nervio fácil, hizo una sordera unilateral con 38 años. Le hicimos estimulación y le animamos a pensar en el implante coclear.

Existe un nicho muy grande para el estudio de este tipo pacientes, con grandes posibilidades de éxito.

¿Podría ser el implante también una solución para pacientes que sufren acúfenos sin pérdida auditiva?

Depende de cómo de severo sea el problema del acúfeno y de si hay o no restos auditivos. Si el paciente con acúfenos tiene restos auditivos, puede ir a terapias de recuperación. El problema es cuando no tienen audición, entonces no tengo solución de terapia que ofrecerles. Muchos prefieren dejar de escuchar, pero parar el acúfeno.

Tengo una paciente que padece hiperacusia, hasta el punto que no tolera su propia voz. Tiene una vida muy infeliz asociado a un problema emocional terrible, que le genera ansiedad, depresión, es un círculo vicioso. Más ansiedad, más depresión, mayor hiperacusia. Siempre y cuando no tenga como amplificar, yo utilizaría un implante coclear como una de las formas de manejar ese acúfeno, sin poder asegurar que el acúfeno vaya a desaparecer.

Hoy por hoy, la preservación de estructuras permite preservar esos restos auditivos y así poder controlar más fácilmente el acúfeno. Lo que compruebo hoy en día es que en los pacientes con soft surgery, los acúfenos tienden a reducirse en un 80%.

¿Por qué surgen los acúfenos?

Las causas que originan los acúfenos pueden ser muy diversas, estando relacionado con la exposición prolongada a ruidos intensos, con una lesión en el oído interno provocada por un trauma o con una acumulación de cerumen que haya generado un tapón. Puede ser un poco de todo.

Pero lo cierto es que ruido se trata con ruido. El peor error que puedes cometer con un paciente que padece acúfenos es recetar protectores auditivos. El enriquecimiento sonoro musical, ambiental, son las mejores terapias.

¿Cómo surge la idea para el protocolo?

En Colombia nuestro sistema de salud cubre bastantes tipos de tratamientos, no tenemos grandes limitantes. A pacientes con sordera unilateral (SDD) se les podría colocar un implante coclear, justificando la idoneidad del tratamiento.

La idea es empezar a hacerlo como institución para ir mostrando los beneficios e ir tomándolo como una conducta de seguimiento. Porque a día de hoy a los pacientes con SDD se les ofrece en general la solución de un dispositivo de transmisión ósea si el paciente lo desea, o quedarse como están y utilizar solo su oído con audición. Hay un desconocimiento de los beneficios que puede aportar el implante. Sin embargo, con la conducción ósea no estamos yendo a la fisiología normal, el paciente no está recuperando toda la audición, lo único que le estoy dando es ubicación y algo de discriminación auditiva.

Tenemos que montar un protocolo que nos permita establecer el beneficio real del paciente con implante coclear vs transmisión ósea. Eso se demuestra con ganancia auditiva, discriminación de ruido, discriminación musical, ubicación de fuente sonora… la transmisión ósea además no permite corregir acúfenos. Queremos evaluar la calidad de vida de los pacientes con una solución u otra, utilizar las encuestas de Quality of life y si los resultados son concluyentes, que estoy seguro de que lo serán, ofrecer a los pacientes pasar de transmisión ósea a implante.

Pero creo que tanto en adultos como en niños, merece la pena intentarlo. Ahora mismo casi todos están con transmisión ósea, solo un 10% o menos de adultos están con implante coclear como solución a la SDD.

¿El hecho de que una empresa como MED-EL haya recibido la aprobación de la FDA (Food and Drug Administration) de Estados Unidos del implante coclear para tratar la sordera unilateral (SSD) y la pérdida auditiva asimétrica (AHL) en todos los grupos de edad, puede ayudar a instaurar este protocolo en Colombia?

El hecho que la FDA haya aprobado el implante coclear para la SDD es fundamental.

No debemos olvidar el empoderamiento del paciente. Cuando los pacientes acuden a nuestra consulta, muchos vienen ya informados. Hoy todo el mundo sea cual sea su situación, tiene acceso a toda la información y la gente se preocupa, se informa y cuestiona lo que tú les propones. La aprobación de la FDA nos va a apoyar mucho más; tendremos un rango más amplio de pacientes.

Una última cosa, ¿qué valor tiene bilateralidad en los pacientes? Un paciente con sordera bilateral y un solo implante se puede beneficiar de la bilateralidad aunque pasen los años?

Es una buena pregunta. Tengo varios pacientes implantados de niños con un solo implante coclear.

En un momento dado, cuando ya tienen capacidad de decisión vienen y piden el otro implante… quieren probar la audición plena. Hemos colocado un segundo implante a 3 pacientes pasados más de 10 años desde el primer implante. Lo que me dicen es que con el segundo implante no obtienen los mismos beneficios que con el primero, pero con la suma de ambos sí obtienen un mayor beneficio, una mejor experiencia auditiva.

La binauralidad es fundamental para detectar de dónde provienen los sonidos, saber la localización de la fuente sonora y reaccionar a las señales sonoras. Nuestro cerebro está diseñado para recibir, analizar y procesar las señales provenientes de las dos vías auditivas y aprovechar así al máximo la información del entorno.

Si analizas el coste/beneficio de implantar bilateral a un niño e incluso a un adulto en plena vida profesional… la inversión se recupera porque le estás brindando a esa persona la oportunidad de vivir una vida normal y podrá reintegrar la inversión al sistema.

Lea la entrevista a Guillermo, implantado tras sufrir una sordera unilateral provocada por un schwannoma intracoclear.

Una iniciativa de MED-EL

Volver a Escuchar

Cuando los audífonos son insuficientes, un implante auditivo puede ser la solución adecuada. Con testimonios reales, Volver a Escuchar puede ayudarte a tomar una decisión y a esclarecer todas las dudas o miedos que puedas tener.

Comparte este contenido